Todos los años y para no perder las viejas costumbres, el día de fiestas de Revilla Vallejera, los vecinos y veraneantes acuden al Pico de los Hornos a merendar. En el pico existe un gran roble, que produce la suficiente sombra para que todos puedan descansar de la gran cuesta que supone el camino. Ese día es muy especial para todos los vecinos que cuentan sus hazañas, compartiendo también sus ideas y recuerdos.          

Desde el Pico de los Hornos, se puede divisar un prodigioso paisaje, donde se puede contemplar El Camino Real de Burgos a Valladolid, lugar de paso obligado del infinito trasiego de la Edad Antigua, de la Edad Media y de la Edad Moderna. Se pueden divisar pueblos históricos como Pampliega, Palenzuela o Quintana del puente y finalmente, mencionar la confluencia de los ríos Alanzón y Arlanza.

El gran roble situado en el Pico de los Hornos

El gran roble situado en el Pico de los Hornos

Copyright © 2003 - 2009 www.revillavallejera.com